Max Scenna – “Los Pasajeros” Javier Maldonado

Conocí a Javier hace ya varios años cuando tuve la oportunidad de masterizar sus 2 primeros discos.

Es un artista muy completo a quien admiro profundamente por la personalidad que imprime en sus canciones e interpretación.

 

En 2012 me propuso grabar y mezclar lo que seria su 3er disco. Me entusiasmo mucho la propuesta, ya que sus canciones contienen un imaginario muy claro y eso es ideal para trabajar desde el audio.Javier se caracteriza por tener un perfil queremonta a otras épocas y eso junto con las historias que relata en sus canciones me permitieron construir un paisaje sonoro que acompañara de manera intuitiva. Soy de la idea de que cuando el audio esta en funcion de la obra, pasa desapercibido, ambos se convierten en una sola cosa.

 

Javier quería grabar a la banda en vivo. Ambos estuvimos de acuerdo que el lugar para hacerlo era Estudios ION.Sabía q la producción artística corría por su cuenta y entonces me concentré en crear una plataforma sonora que respondiera orgánicamente a lo que proponían las canciones.Para Jorge Leguizamon (quien estaría a cargo de las guitarras eléctricas) conseguí un Fender Super Reverb de los 70´s y junto con la EMT (reverb de placas analógica) y un poco del ambiente natural de la sala de ION logramos imprimir en las tomas de base una gran parte del sonido que buscábamos. Me acuerdo que para el bajo usamos un U5 de Avalon y el Pultec EQP 1A. No le hacia falta nada mas.

 

Cuando llego el momento de grabar las voces principales de Javier usamos un micrófono Wunder (replica del clásico Neumann U47) que tiene un audio realmente atrapante y resulto muy provechoso en su voz.Lo que terminó de redondear la estética del disco fueron los efectos en las voces y otras intervenciones instrumentales que van apareciendo.

 

A veces, escuchando el tema Los Pasajeros con el que empieza el disco, me imaginaba los sonidos de una locomotora en una estación de trenes antigua. Durante un tiempo pensé en buscar esos sonido para pegarlos en la canción, pero después me di cuenta que si me los podía imaginar era porque el objetivo había sido logrado.

 

Fue el primer disco que mezcle en mi estudio Quick Sun Records que recién abría sus puertas, con lo cual me tome un tiempo para darlo por terminado. Es realmente uno de los trabajos de los que más orgulloso me siento.

 

 

 

Mariano Bilinkis – “Cerca de las Nubes” Las Pelotas

Cerca de las nubes es el título de este disco de Las Pelotas y describe muy bien el espíritu del trabajo. Como una broma del destino, el nombre del estudio donde se compuso y grabó casi en su totalidad, Estudios Los Ángeles parecía haber sido puesto a propósito, confirmando y subrayando las emociones de la banda y posteriormente las mías.

Los Ángeles está ubicado en Nono, un pequeño pueblo serrano en el centro de la provincia de Córdoba. Allá, bien cerca de las nubes, el paisaje funcionó como el escenario ideal para que despegáramos de las exigencias de la vida cotidiana en la ciudad y pudiéramos entregarnos a la única cosa que teníamos que hacer: componer, producir y grabar las canciones.

Este disco rápidamente te pone en sintonía con su estado de ánimo. Cuando viajé a Nono para escuchar el primer demo de las canciones, traje de vuelta conmigo la clara idea de que se venía un disco ameno, apacible, muy profundo en sus letras y en su audio. El demo estuvo concebido para ser una versión muy aproximada del disco final. De hecho, más tarde, Germán me confesó que no veía de qué forma podría mejorarse. Por suerte, esa confesión fue hecha una vez finalizado el disco, los dos riéndonos de nosotros mismos, conformes con el resultado de los casi 40 días de trabajo.

Así que este demo tan preciso nos dio la posibilidad de escuchar el disco casi completo a lo largo de todo el proceso. Por ejemplo, durante las baterías, el único que tenía que grabar era Gustavo. Fue una situación ideal para poder elegir entre todos, con la cabeza fría, cada uno de los sonidos. Como más me gusta, siempre escuchando juntos la canción armada y decidiendo en base a la estética general de cada tema.

Grabamos las bases con la consola SSL de Estudios Panda. Tuvimos tiempo suficiente para elegir meticulosamente cada sonido en función de la canción. No usamos Drum Doctor y eso me pareció muy bueno ya que Gustavo se equipó muy bien y sabe afinar su instrumento a la perfección. Tras cuatro días nos fuimos con las baterías y los bajos grabados, y hasta nos dimos el lujo de probar algunas voces con el micrófono Telefunken ELAM 251.

Luego, nos instalamos durante dos semanas en el estudio de Nono a grabar guitarras, teclados, percusión, vientos, voces y todas aquellas cosas que componen las canciones de Las Pelotas. Fueron días de sol en los que nos levantábamos al mediodía, salíamos a caminar, cocinábamos y respirábamos mirando las sierras. Casi siempre entrábamos al estudio después de almorzar y terminábamos las sesiones cerca de las 3 de la mañana.

A veces, con el cansancio de interminables jornadas de trabajo y la incertidumbre que implica trabajar de manera independiente, se dan esos momentos que me explican porqué estoy donde estoy y haciendo lo que estoy haciendo. Esos mágicos momentos de inspiración donde bajan, quien sabe de dónde, ideas que nos sorprenden y emocionan. Ideas que destraban problemas y que embellecen la canción al mismo tiempo. Pocas cosas son tan motivadoras en el mundo de la producción musical. Así, me iba a la cama exaltado, imaginando un disco que emocionara a quienes lo escucharan. Daba vueltas en la cama hasta que decidía hipnotizarme con el fuego de la chimenea y poco a poco me iba quedando dormido.

Volvimos a Estudios Panda para la mezcla, esta vez en el control que tiene la consola API. Nos pasamos 16 días mezclando las 12 canciones hasta que finalmente estuvimos felices con todas. En ese momento nos enteramos de una noticia espectacular: masterizamos con Tom Coyne en Sterling Sound. Tom nos devolvió un master excelente, con volumen, dinámica y sobre todas las cosas, que conserva intacta la estética sonora de las mezclas.

Las Pelotas es gente amable, humilde y musical. Tienen un pasar por esta vida sin más pretensiones que divertirse, ser genuinos y aprender de ellos mismos. Están conscientes de sus estados de ánimo y moldean su música en función de que los represente siempre. La música la hacen para ellos mismos y luego se la dan al mundo para comunicar su mensaje.

Ser partícipe, colaborar íntimamente con artistas de este tipo es una experiencia inolvidable que no puedo más que agradecer.